En países como Estados Unidos, China y gran parte de Europa, los autos eléctricos no paran de ganar terreno frente a los modelos tradicionales.

Las ventajas de los vehículos eléctricos están asociadas a la baja emisión de gases, reducción de gastos de uso y menor contaminación sonora. Esto los vuelve ideales para conducir en ciudades.

Allí mismo es donde apunta Renault con el lanzamiento del Kwid E-Tech, la versión 100% eléctrica del pequeño auto urbano que fue todo un éxito en su versión tradicional. Tiene las mismas dimensiones de citycar (3,68m de largo), pero en lugar del motor tradicional a combustión interna, tiene un impulsor eléctrico de 48kW (equivalentes a 65CV) y un pack de baterías de 26,8kWh. Con este conjunto y un bajo peso (977kg), logra una autonomía urbana de hasta 298 kilómetros, según el estándar de medición WLTP, más que suficiente para la mayoría de la gente. 

Kwid E-Tech en Autocity

Kwid E-Tech

A diferencia del Kwid tradicional, que se hace en Brasil, este Kwid E-Tech llega importado de China y tiene algunas diferencias estéticas-funcionales. La principal es la parrilla o, mejor dicho, la no parrilla: al tener necesidades de refrigeración mucho menores, el frontal tiene una pieza entera sin aberturas, que aloja en su interior el puerto de carga y que lo hace fácilmente distinguible. Los calcos en los costados y algunos colores exclusivos, como el Verde Liquen también nos recuerdan que estamos ante un auto poco tradicional. 

Por dentro también tiene mejoras. Sobre la base del Kwid tradicional, suma un instrumental distinto, que permite conocer la autonomía y la forma en que estamos administrando la energía. Además tiene mejoras de seguridad, como 6 airbags (suma dos de cortina) o control de estabilidad, y algunas diferencias lógicas, como la selectora que hace las veces de caja de cambio, con posiciones N (neutral), D (Drive) y R (Reversa). 

Kwid E-Tech en Autocity

Pensado para la ciudad

Con tamaño y peso acotado, el Kwid E-Tech está pensado para el día a día en las ciudades. Se puede cargar en un wallbox domiciliario de 7kw, donde tardará 2 horas 54 minutos para pasar de 15 a 80 por ciento de batería; o en una estación pública semi rápida de 22kW, donde tarda 1 hora 30 minutos para la misma carga. En tanto, en una estación rápida de corriente continua, necesita sólo 40 minutos para lograr esa recarga. La autonomía homologada es de casi 300 kilómetros en uso urbano, que es el terreno en que mejor se desempeñan los autos eléctricos, ya que la energía del frenado se regenera en electricidad. 

En el uso urbano también se beneficia del torque instantáneo que tienen los motores eléctricos, lo que le da una agilidad superior, pudiendo acelerar de 0 a 50 km/h en tan solo 4,1 segundos. Otro gran beneficio tanto para el conductor como para el resto de los ciudadanos es la ausencia de contaminación, tanto ambiental como sonora, ya que el motor no emite gases contaminantes y apenas se escucha en movimiento. 

Kwid E-Tech en Autocity

El nuevo Kwid E-Tech está llegando a Autocity. ¿Qué esperás para subirte? Te invitamos a conocer más